Belmond Maroma Resort & Spa
Belmond Maroma Resort & Spa

Punta Maroma es un remanso de paz y tranquilidad, ubicado entre Puerto Morelos y Playa del Carmen. Justo aquí se encuentra Belmond Maroma Resort & Spa, un feudo de hospedaje de fama mundial.

México es un país con hermosos rincones que invitan al descanso y a la reflexión, entre ellos la Rivera Maya, un sitio privilegiado, con gran desarrollo y en donde existe la mayor oferta hotelera del país.

Belmond Maroma Resort & Spa. Terraza privada
Terraza privada

Dentro de esta franja litoral, las playas son variadas, sin embargo destaca una en particular, elegida en tres ocasiones como la playa más hermosa y romántica del mundo por la cadena norteamericana de viajes Travel Channel : playa Maroma, un remanso de paz y tranquilidad, ubicado entre Puerto Morelos y Playa del Carmen, a 30 minutos del aeropuerto internacional de Cancún.

Dentro de esta extensión de playa se encuentra el Maroma Resort & Spa by Belmond, sinónimo de lujo y discreción. El hotel encuadra perfectamente con el paisaje playero y sibarita que se percibe en este rincón del Caribe mexicano.

Belmond Maroma Resort & Spa. Alberca del hotel
Alberca del hotel

Villas y habitaciones

Cansado del ajetreo cotidiano de la Ciudad de México decidí pasar un vigorizante fin de semana en este hotel, muy similar a una enorme casona, con 65 habitaciones y una villa, rodeada de exuberante vegetación selvática de enormes ceibas y palmeras que evocan a cada instante el ambiente tropical.

Mi habitación contaba con una fresca terraza privada y una vista espectacular sobre la inmaculada playa más parecida a una enorme piscina de agua color turquesa, que a un cuerpo de agua de suave oleaje. Desde aquí admiré las estrellas un par de noches y disfruté de la inolvidable atmósfera de la Riviera Maya.

Interiores que armonizan con la naturaleza
Interiores que armonizan con la naturaleza

Además del delicioso entorno, otra característica del resort es que ninguna de las 65 habitaciones cuenta con televisor, solamente un reproductor de cd con una selección de canciones para recrear un sutil ambiente dentro del cuarto.

Servicio impecable

Las instalaciones son sobrias y se encuentran en un estupendo estado, cuenta con dos canchas de tenis, tres albercas, un gimnasio con el equipo más moderno, un temazcal frente a la playa, servicio de lavandería, cava de vinos.

La cocina, gran orgullo del hotel
La cocina, gran orgullo del hotel

La cocina es uno de los grandes orgullos y cualidades de este lugar, con sus soberbios desayunos mexicanos, su café tan necesario como excelente para iniciar el día, asi como las suntuosas cenas frente a la tranquila playa que trae un viento suave, tipico de la noche caribeña, mientras se prueban los platillos más exquisitos realizados por el chef Juan Pablo Loza, cuya pasión por la cocina se refleja en cada especialidad gastronómica que se degusta.

Con la mejor atención tanto en la mesa, como en la playa y los bares, el servicio en Maroma Resort & Spa by Belmond es sencillamente impecable.

Belmond Maroma Resort & Spa. Kinan Spa
Kinan Spa

Contra el estrés

Para sacar los ultimos gramos de estrés que se esconden en el cuerpo, nada mejor que visitar el mundialmente galardonado Kinan Spa, verdadero templo de purificación y relajación del cuerpo y alma. Ofrece una extensa gama de tratamientos concebidos bajo la influencia de la antigua medicina maya, creando halagadoras experiencias holísticas en un ambiente acogedor, todo ello rodeado de una salvaje vegetación y algún travieso coatí que se atreve a acercarse a beber de las fuentes que recrean el eco de alguna cascada escondida en la selva.

El profesional equipo de especialistas se encarga de todo, lo único que hay que hacer es dejarse llevar como lancha en alta mar, mientras se inhalan los aromas y perfumes que envuelven la atmósfera y se tiene la sensación de que el tiempo simplemente se detuvo y que el mundo es un lugar mejor…

Mi estancia culminó como cada vez que visito la Rivera Maya: con la moral en alto y mi energia más que renovada, listo para continuar mi cotidianeidad en la gran ciudad.